Archivos mensuales: noviembre 2018

“pues tendré que consultarlo”: El lado negativo del empleo para las personas con discapacidad

“pues tendré que consultarlo”

¿A quién no le suena esta frase a la hora de buscar un empleo?
En los últimos meses, es una de las frases que más he escuchado y que más me irrita. Después de una agradable estancia en una empresa de Madrid como Asistente de Gestión de Personal, me encuentro sin empleo y, observando el panorama, la situación es algo frustrante.

Esta vez no vengo con consejos (a diferencia del post anterior que publiqué sobre el mundo laboral), sino para hacer un llamamiento a todas las empresas abiertas a contratar personal con discapacidad.
Dada la situación actual, me he visto obligado a buscar empleo fuera de Tarragona (el lugar donde resido actualmente), y ampliar la búsqueda a otros lugares. Me he encontrado una infinidad de veces con empresas muy interesadas en mi CV que, durante el transcurso de una llamada telefónica llena de expectativas y esperanza por mi parte e incluso, a veces por parte del entrevistador, llega el momento fatídico en el que les tengo que anunciar que “tengo una discapacidad visual total, pero eso nunca ha sido un problema en mi trabajo ya que los ordenadores se pueden adaptar con un software de lectura completamente gratuito y seguro”.

“pues tendré que consultarlo”. esa es la frase de los seleccionadores para escaparse de la responsabilidad de concertar una entrevista en ese momento y luego no volver a llamar jamás. Hasta cierto punto digamos que lo puedo llegar a entender, es una frase que como Asistente de Gestión de Personal he tenido que utilizar en ciertas ocasiones (aunque nunca por razones de discapacidad y/o discriminación). Pero cuando eres el candidato que se siente discriminado por razones de discapacidad y no puedes hacer nada al respecto, es una situación muy poco agradable que con la rutina se convierte en desesperante.

Hay mucha gente que me dice que no les hable de mi discapacidad a los seleccionadores, pero estoy en desacuerdo. Por una parte, mi discapacidad visual es una parte de mí y me hace trabajar más rápido con los ordenadores que otras personas que ven (el uso del teclado sin tener que utilizar el ratón acelera muchísimo ciertos procesos mecánicos). Por otro lado, tener que viajar a Barcelona, Madrid u otros lugares a una entrevista de la que me pueden rechazar al conocer mi discapacidad es un riesgo que no quiero tener que afrontar porque sería una pérdida de tiempo y dinero para todos.

Con esta entrada quiero hacer un llamamiento a las empresas para que se informen de que las personas invidentes también utilizamos la informática, hablamos por teléfono o centralita, y con esfuerzo y dedicación podemos tener un nivel de formación bastante elevado.

Os dejo el enlace al lector de pantalla NVDA para Windows, el lector gratuito y de código abierto para invidentes utilizado en muchos ámbitos laborales.
NVDA Screen Reader