decisiones que parecen triviales que nos llevan a tomar caminos diferentes

Ayer tomando una cerveza Guinness con mi colega Sergio nos pusimos a hablar de varios temas, unos delicados y otros no tanto. Uno de los temas que salió fue el de que gracias a que hace 2 años decidí estudiar alemán en la universidad de Barcelona, estoy ahora en saarbrücken. Pero voy a explicaros un poco cómo fue que empecé a estudiar alemán:

Primero quise estudiar japonés. tenía unos cuantos amigos que les gustaba mucho el tema de la música japonesa, el manga, etc y me comieron un poco el coco. Yo siempre había querido hacer traducción e interpretación, pero no sabía qué idioma escoger como tercera lengua extrangera. Así que me decidí por el japonés. Dado que tengo ceguera, se hizo una reunión con los profesores y asistentes de la ONCE para decidir si podría hacer japonés, cómo me las arreglaría para aprender los símbolos, etc. Se decidió que mejor que estudiara el japonés por mi cuenta o fuera de la universidad y así me decidí por el alemán y la verdad es que me olvidé por completo del japonés.

Lo que hace la vida, no me imagino ahora en japón de ninguna manera. No sé, supongo que si hubiera hecho japonés en vez de alemán mi vida no sería la que es ahora. Decisiones que parecen triviales que nos llevan a tomar caminos completamente diferentes. Quién sabe, de haber hecho japón quizá estoy ahora en Inglaterra o en algún lugar de habla inglesa.
Y así pasamos la noche Sergio y yo el otro día, charlando y comentando sobre temas varios mientras provaba por primera vez, una cerveza Guinness… Está muy buena, por cierto.

Deja un comentario