Aventuras en Frankfurt

Bueno, qué decir del día de hoy. Hoy ha sido una aventura. Han sido pocas las ocasiones, por no decir inexistentes, en las que yo como persona invidente he decidido hacer una cosa como esta:
Esta mañana he cogido un autobús desde la universidad a la estación de Saarbrücken y desde allí, un tren hacia Frankfurt: 2 horas y media de camino, para llegar a la estación del aeropuerto de esta gran ciudad y pillar un taxi, que por 12 euros me llevaría hasta el hotel en Kelsterbach. Kelsterbach, otra ciudad pequeñita al lado del aeropuerto. Ahí está mihotel, el Airport Hotel Kelsterbach. Muy internacional.
Como persona invidente y a veces insegura que soy, lo que hubiese hecho normalmente hubiese sido llegar al hotel y decir: Ooooh, he cogido el tren. He llegado al hotel. Victoria. Ya está.
Pero no, mi viaje no acababa aquí… He venido a Frankfurt para estar en Frankfurt y no en Kelsterbach. Fui al hotel a preguntar, y un trabajador muy simpático que hace rondas a la ciudad me trajo hasta la estación. Allí pillé un tranvía hasta el mercado de navidad de frankfurt… El más grande de Alemania. Sí, el mercado de navidad! Voy a la estación, me subo en el tranvía, bajo. ¿Dónde voy? Fácil. Sigo la gente. Sigo la gente pensando, a ver si me pierdo. No me perdí, ni tuve que preguntar. Porque soy así de intuitivo a veces y con que me dijeran recto, derecha y escaleras, encontré el recto, la derecha y las escaleras.

Salgo y llego al mercado, una extensa zona en la ciudad con tenderetes, comida, bebida y regalos de navidad. Me como un filete con cebolla. Qué bueno.
El borde extrangero de la parada de Glühwein, que no se enteraba de que había un ciego y no me preguntaba para pedir. Bah, esas cosas pasan… Después, un ratito de paseo. Paseo y luego otro tranvía hasta la Hauptbahnhof, para recibir a mi colega que venía de Kassel. Hemos pasado la tarde hablando de nuestras cosas, de ordenadores, de móviles, de Android vs iPhone, programación, y cosas así. En alemán, por supuesto.
Acabo de llegar al hotel. Mañana a las 8, aeropuerto. Y a las 11, Barcelona.

Guten Tag

Deja un comentario