Tinnitus: Zumbido constante en los oídos

Acabo de leer un artículo muy interesante en Lifehacker sobre una enfermedad llamada Tinnitus, y me acordé de mi situación hará un par de años.
El artículo en inglés está aquí:
RT @Gizmodo: Why your ears keep ringing (and what you can do about it)
Por qué pitan tus oídos y qué hacer
http://t.co/15HNSlmYGf

Del artículo:
Algunos lo perciben como el zumbido incesante de un mosquito. Otros, como un constante feedback eléctrico. Incluso puede parecer como voces ininteligibles o música. se conoce como Tinnitus y es, sorprendentemente, una aflicción bastante común que afecta a unos 50 millones solo en américa.


La cóclea del oído interno está llena de miles de células finas, similares a pelos que vibran cuando son expuestos a las ondas sonoras. Estas vibraciones se convierten entonces en señales eléctricas por las células en la base del cerebro, que forman un bucle de retroalimentación neural que está regulado por unos sensores. Este bucle neural normalmente nos permite captar sonidos muy tenues y distantes mediante la detección de cambios sutiles en las vibraciones de varios sensores. Pero cuando estos sensores son dañados o mueren por una repetida exposición al ruido fuerte, las neuronas subyacentes permanecen activas y envían una señal falsa al cerebro como de que hay sonido entrante cuando en realidad no lo hay.

Para mí, era como el zumbido constante de un mosquito. No tenía ni idea de que era tan común, o que tenía un nombre. Esto duró unos meses hasta que dejé de oírlo.
según mi médico, este zumbido era causado por unas microburbujas de aire que se habían formado en mis oídos, pero no estoy completamente convencido. Era bastante difícil para mi, porque siempre oía este zumbido como de un mosquito. Odio los zumbidos de los insectos y siempre me causaba muchísimo estrés, especialmente por la noche.
Como persona ciega que soy, me causaba mucho estrés pensar que había un mosquito en mi habitación cuando en realidad no había ninguno. Me acostumbré después de un tiempo, pero fue duro mientras duró.
Atesoro mi sentido del oído, como hace cualquier ciego. Que mi cuerpo lo complicara era preocupante y bastante desconcertante.

Deja un comentario