Los primeros días

Los primeros días en Saarbrücken han sido, sinceramente, un poco de todo. A ratos me he sentido como que me costaba mucho adaptarme y a veces estaba súper optimista. El hecho de no tener internet en el piso y no poder hacer las gestiones que necesitaba empeoraba las cosas. Hasta esta mañana no he tenido internet, y hoy ya he hecho bastantes gestiones. Me he dado de alta en el Centro de idiomas para ver si puedo apuntarme a un curso de ruso y al curso de alemán que me da créditos para la universidad.

Pero hablemos de la adaptación de estos días. Mis padres estuvieron aquí del domingo hasta el martes, y hemos estado comprando las cosas que necesitaba para el piso, haciéndome el móvil alemán, gestiones de la universidad… Tuve que ir al ayuntamiento de Saarbrücken a empadronarme para abrir una uenta del banco. El hecho es que el martes por la noche estuve haciendo un camino hasta la facultad con mi padre y al principio me pareció muy difícil, aunque siempre me pasa lo mismo; A veces me pongo pesimista y me siento como que me costará mucho aprenderme los sitios. Pero hay que tener en cuenta que estoy en un país nuevo, diferente y que no conozco a nadie. El hecho de no conocer a nadie es lo que me tiene más preocupado por ahora, pero estoy seguro de que cuando empiecen las clases y los cursos de idiomas estaré mucho mejor.
Ayer fui a comer al bar de la universidad: Fui con una vecina del bloque que también es parte de la administración, que me ayudó a coger la bandeja, la comida… A veces me siento como ue me será bastante difícil tener que ir por el bar y llevar la bandeja y el bastón a la vez, son cosas que tendré que acostumbrarme o comer en otro sitio. He visto que puedo hacer compra online, así que compraré y cocinaré en casa, sobre todo para cenar.

En conclusión, creo que la experiencia Erasmus me está ayudando mucho a crecer como persona y que será muy importante para mi desarrollo personal.

Deja un comentario