Consejos sobre la entrada al mundo laboral para personas con discapacidad visual

Buscar trabajo no es fácil, y para una persona con discapacidad es todavía más difícil, por una serie de razones. Me gustaría daros unos cuántos consejos sobre cómo buscar trabajo con discapacidad visual, basándome en mi experiencia personal y conocimientos adquiridos. Dejadme que os cuente mi caso, el que escribo con sentimientos encontrados, positivos y negativos, y lo que he observado y aprendido a lo largo de estos meses.

Este pasado mes de junio, justo después de mi graduación como traductor intérprete, me dieron una beca de prácticas en Madrid, ciudad donde estuve trabajando en la ONCE en el Departamento de Relaciones Internacionales como traductor intérprete, traduciendo documentación, interpretando en reuniones, y demás tareas típicas de un graduado en mis estudios. Fueron unos meses intensos pero altamente fructíferos, en los que no solo he aprendido cómo desenvolverme en el mundo laboral, sino también cómo funciona la política internacional, los diferentes roles en una empresa, etc. Después de estas prácticas y con la necesidad imperiosa de encontrar un trabajo, intenté hacer lo que haría cualquier otra persona, ya sea con discapacidad o sin ella: Buscar trabajo de la manera más cómoda y beneficiosa posible, es decir, los portales de empleo en internet.

Cuando estuve en tercero de carrera de mis estudios universitarios intenté buscar trabajo, aunque sin mucho interés. En una época en la que tenía muchas clases y estaba bastante ocupado, trabajar no era una de mis preocupaciones y, en cierto modo, me arrepiento de no haberme dedicado a ello con más aínco porque, aunque quizá no hubiese tenido el éxito que he tenido durante estas últimas semanas con el nuevo trabajo que ahora tengo, quizá hubiera podido obtener un trabajo a media jornada y perder la inseguridad que he perdido más adelante durante estas prácticas en Madrid. Todos tenemos miedo de probar cosas nuevas, y este miedo es más notable cuando tienes una discapacidad visual: Ir a la entrevista de trabajo, tener que moverse hacia otras zonas de la ciudad que uno no conoce… Son cosas que impresionan, pero todo (o casi todo) en esta vida se puede superar, y cuando creces un poco te das cuenta de que la mayoría de miedos que tienes o adquieres debido a la ceguera son nimiedades.

Voy a empezar explicando una serie de puntos que creo que son importantes a la hora de buscar trabajo con una discapacidad visual. El primer punto, y el más importante en mi opinión, es el mencionar o no mencionar la ceguera durante la entrevista telefónica previa a la selección. Digo lo de la mención en la entrevista porque, si mencionamos la discapacidad en el CV con “letra pequeña” y al final del todo para que no se vea, lo que pasará es eso; que no se ve. A mi personalmente me ha pasado varias veces, incluso a una entrevista presencial que fui sin mencionar mi discapacidad y, cuando fui, no tenían ni idea y me tuve que ir con la típica negativa de “nuestro puesto de trabajo no está adaptado”.

Contrariamente a lo que dicen la mayoría de orientadores laborales de personas con discapacidad, yo recomiendo mencionarla por un par de razones muy sencillas: La primera es que hay empresas más que dispuestas (la empresa en la que trabajo actualmente es muy buen ejemplo de ello) a ponerle las cosas fáciles a uno a la hora de adaptar el puesto de trabajo y que, al contrario de lo que podamos pensar, hay empresas que realizan este tipo de discriminación positiva a la hora de seleccionar a sus candidatos.
La segunda razón, que no todo el mundo conoce, es que las empresas reciben subvenciones si un tanto por ciento de su plantilla tiene discapacidad. No todos conocen este dato, es verdad; pero es algo a tener en cuenta en una posible negociación, si ves que la empresa está dispuesta a contratarte o a considerar tu candidatura.

El segudno punto, que a simple vista puede afectar muy negativamente a la seguridad de un ciego es la típica frase que dice la gente de “voy a echar currículums”. Esta frase puede hacer mucho daño porque el ciego sin experiencia en este tipo de cuestiones puede pensar que, para conseguir un trabajo, tiene que patearse las calles de su pueblo y/o ciudad enteras, echándo cientos de currículums impresos en todos los lugares posibles (sin importar mucho de qué puesto se trate) y que solo así se obtiene el éxito. Esto es 100% falso y más en el mundo tecnológico en el que vivimos. Existen portales de empleo en internet, como el archiconocido Infojobs.net, que nos facilita muchísimo esta labor. Además, siempre es recomendable, sino imprescindible, tener en cuenta tus motivaciones y deseos a la hora de buscar un trabajo. Voy a explicaros un ejemplo para que entengais lo que quiero decir:

Durante estos meses de búsqueda de trabajo, lo que hacía en algunas ocasiones era simplemente teclear como loco y algo de urgencia la palabra “discapacidad” en el buscador de infojobs, para no perder el tiempo con empresas que seguro me dirían que no a la primera si les digo que tengo una discapacidad visual. Este es un modo muy burdo de buscar trabajo, que a la larga resulta muy poco satisfactorio y para nada motivante. Existen otros portales de empleo especializados para personas con discapacidad, como Portalento, que recomiendo encarecidamente ya que te hacen una entrevista y se dedican a buscar las ofertas de empleo donde puedes encajar, pero a la hora de buscar trabajo no puedes quedarte solamente con esos portales.

Para volver al caso que nos ocupa, buscando desesperadamente un trabajo para personas con discapacidad, me topé con una empresa en Alcorcón donde buscaban teleoperadores con idiomas y discapacidad. Como no tenía nada mejor que hacer y ya había acabado las prácticas, me apunté; era un lunes por la mañana. Cogí la L1 del Metro de Madrid (vivo cerca de Estrecho) y me recorrí casi la L10 entera hasta llegar a Alcorcón y hasta la empresa donde se supone que iría a trabajar, a más de 18 kilómetros de mi casa.

Cuál fue la desagradable sorpresa, una tras otra, despue´s de bajar del metro, que me encontré en un polígono industrial en obras con todas las aceras levantadas y las mínimas señales arquitectónicas posibles. Gracias al GPS del móvil y a preguntar por la calle llegué al sitio, con el ánimo decaído y pocas esperanzas. En la entrevista me informaron de que esta oferta era para un turno de noche, hasta las doce o más tarde, que empezaba justo a las 4 de la tarde (lo que habría significado ir a comer muy pronto para poder llegar con tiempo y llegar a casa sobre las dos), y trabajar durante 2 festivos o fines de semana al mes. Un trabajo poco gratificante, mal pagado y desmotivante.

Después de esta desagradable experiencia, y de otras más agradables, me llamó un compañero de mi empresa actual, Econocom Osiatis; era para un puesto al que me había aplicado (que por cierto, no ponía nada de discapacidad), para realizar tareas como operador multilingüe en inglés y alemán, con condiciones laborales mucho más favorables y un ambiente muy agradable. Debo decir que el compañero que me llamó, al momento de llamarme, no sabía que yo era ciego; pues no lo tenía puesto en el currículum de infojobs que aparece por defecto. Al decírselo noté su desconcierto pero, al contrario de lo que me esperaba, se mostró más que dispuesto a hablar conmigo y hacer todo lo posible para adaptarme el puesto, hasta el punto que se mostró incluso más optimista que yo con el control remoto de ordenadores, algo totalmente inaccesible a no ser que se instale software específico en el ordenador de los clientes.

Fui a Alcobendas, pasé la entrevista y las pruebas de idioma y me llevé la negativa que me temía; el control remoto no puede adaptarse. Aún así, dos semanas después, recibí una llamada de su departamento para ofrecerme un puesto en recursos humanos como contacto entre la empresa y otros países, además de ayuda y asistencia general al departamento. Desde entonces estoy trabajando allí y estoy muy contento con mi trabajo, cada día aprendo más cosas y me siento más motivado para trabajar.

Explico esta experiencia para aquellas personas que están buscando trabajo y no saben qué hacer. Mi consejo es no estancarse, no buscar solo por puestos con discapacidad e incluso no solamente aquellos puestos para los que tengas formación específica. Si tienes una carrera con idiomas, por ejemplo, busca puestos con idiomas; puede que a la larga encuentres algo que encaje con lo que estás buscando.

Para concluir, me gustaría dar un toque de atención y una reflexión para cualquier demandante de empleo, y sobre todo para las personas con discapacidad: Es bien conocido que hay gente que necesita que le pongan las cosas fáciles y que no tengan que esforzarse. El poco esfuerzo, en el mundo laboral, no te lleva a ningún sitio. Es como decirle al de recursos humanos que venga a tu casa a hacerte la entrevista, que eres ciego y no sabes llegar a la empresa. Lo primero que hará será descartar tu candidatura, porque el mundo laboral exige tu esfuerzo, no es como el instituto donde puedes sacar un 5 y aprobar. También debo decir que lo que no hay que hacer es rendirse; cuando buscas trabajo es un proceso contínuo, no puedes quedarte con que la semana que viene vas a una entrevista y ya no tienes que buscar más hasta que del otro sitio te digan si sí o si no. Hay que ir a por lo mejor, siempre a por lo mejor, y si es necesario, a otras ciudades.

Espero que os haya servido mi artículo y os ayude a encontrar ese trabajo que estais buscando. Si teneis alguna duda, sugerencia o crítica, por favor, no os abstengais; estoy dispuesto a escuchar las experiencias de los demás.